Sígueme en Usuarios Contacto

Otras formas de aprender

Como sabéis los que me leéis desde hace tiempo, como madre y maestra, no estoy de acuerdo con todos los métodos de enseñanza que se llevan a cabo en nuestro país. No creo que exista una pedagogía o un programa educativo mágico y que sea perfecto para todos los niños, sin embargo, sí que creo que estamos a años luz de darnos cuenta de que algo está fallando dentro de las escuelas para que nuestros hijos y alumnos se encuentren tan desmotivados conforme avanzan dentro del sistema educativo y que en otros países, al menos, sí que se han dado cuenta de esto e intentan poner los medios para solucionarlo.

No es una teoría mía, sino que es algo que puede constatarse al entrar en cualquier aula de cualquier centro (sea el que sea) y que se confirma en el libroOtras formas de aprender” escrito por Alex Beard y publicado por Plataforma Editorial. 

El autor nos va guiando a lo largo de la lectura para mostrarnos cómo y por qué debemos hacer mejor las cosas. Abordando todos los temas, desde las raíces de la creatividad hasta la forma en la que las aulas pueden ser motores involuntarios del extremismo.

El autor se dio cuenta cuando se convirtió en profesor en un colegio del sur de Londres y observó que sus alumnos se encontraban totalmente desanimados y pendientes de sus móviles, de manera que esto fue el resorte que le hizo emprender un viaje educativo para entender cómo se llevaba a cabo el proceso de enseñanza-aprendizaje en el resto del mundo, desde una escuela integrada de Londres hasta los pabellones de alta tecnología de Silicon Valley, pasando por las fábricas de exámenes de Corea del Sur y las aulas inclusivas de Finlandia.

El proceso de enseñanza-aprendizaje está obsoleto, ha perdido contacto con la realidad y con el progreso humano. No podemos continuar enseñando como lo hacían en la Antigua Grecia si vivimos en la era de la información y trabajamos en la economía del conocimiento, porque si esto es así, nuestras escuelas se convierten en reliquias de la era industrial.

Hay una cita del libro que me parece muy importante y que llama mucho mi atención “Tenemos dos opciones: enseñar a los niños las destrezas necesarias y arriesgarnos a que estas queden desfasadas o bien enseñarles a adquirir por sí mismos esas destrezas a medida que las necesiten. No se trata de dar a los niños un pez. Ni siquiera una caña de pescar. Necesitamos ayudarlos a desarrollar el ingenio, la adaptabilidad y la automotivación para que sean capaces de descubrirlo todo por ellos mismos. Formar pronto a alguien para que haga una cosa toda su vida ya no es la respuesta. Hacerlo mejor significa garantizar que todos los niños tengan la oportunidad de dominar las herramientas que necesiten para lograr su propósito”.

Está claro que la tecnología no lo es todo, pero está muy presente en la vida de todos hoy en día, lo que no puede ser es que el protagonismo del proceso de enseñanza-aprendizaje se lo lleven otros. El niño debe ser el protagonista del proceso de enseñanza-aprendizaje, no los profesores, ni las familias, ni las tecnologías, ni ningún otro, sino que el niño es el que debe construir su aprendizaje, no podemos ignorar sus intereses o necesidades y debemos de brindarle las herramientas necesarias para que consigan aprender, ser felices y estar motivados para no terminar su educación con un título que diga “has fracasado”.

Os dejo un video de una charla TED de Alex Beard que no tiene desperdicio.

 

 

Si os ha gustado esta entrada por favor compartid y, si os apetece, escribirme un comentario ¡Muchas gracias!

También podéis leernos en  Facebook , Instagram y Twitter.

! Deja tu comentario

¹ Todos los campos son obligatorios.
² Tu correo electrónico no será publicado.

¡Hola!
Soy Patri, esposa de un hombre maravilloso, mamá de tres peques a tiempo completo, blogger, maestra y autora del libro Cocinando en familia.

¡Bienvenidos!

Cocinando en familia

Tutorial de nuestra mesa sensorial. Mesa sensorial DIY.

Tutorial de la mesa de luz DIY- Lightbox tutorial

Sígueme

Sígueme en tu correo
Madresfera