contacto

Beneficios de jugar con bloques de madera natural

Uno de los juguetes de los que más recuerdos tengo de mi niñez son los bloques de construcciones de madera, los míos no eran de colores sino que tenían el color natural de la madera y todavía soy capaz de recordar su olor, su textura…recuerdo que pasaba horas y horas jugando a construir casas, castillos, ciudades… era todo ¡tan divertido! Fue uno de los primeros juguetes naturales de mis hijos y que más solemos regalar ya que nos parece que tienen muchos beneficios ¿queréis que os cuente cuales son?

  • Son sensoriales. Los niños pueden experimentar diversas sensaciones a través de ellos como por ejemplo interiorizar el olor a madera, su textura… los juguetes de plástico, por ejemplo, no aportan información sensorial a través del tacto. Éstos en concreto me gustan mucho porque mi hijo pequeño, que tiene sólo 7 meses, estuvo jugando con algunos bloques que cogió de la bolsa de bloques y estuvo un buen rato jugando con ellos, chupándolos, golpeándolos, tocándolos, mirándolos y puede que también oliéndolos porque ¡huelen fenomenal!
  • Son más duraderos que los juguetes de plástico. Resisten más el paso del tiempo y de los golpes que los de plástico, de modo que pueden ser utilizados por hermanos de distintas edades.
  • Fomentan la imaginación y la creatividad. Los bloques naturales están formados por piezas básicas de madera con diferentes formas geométricas (cilindro, rectángulo, cuadrado, palos, etc) de manera que los niños pueden combinarlas entre sí formando escenarios increíbles ya que una misma pieza puede ser hoy un barco, mañana un coche, y pasado un puente… pueden aprender formas geométricas nuevas, matemáticas contando sus aristas o vértices, cuántos hay de cada tipo, etc.
  • Pueden ser utilizados por niños de edades diferentes ya que se adaptan fácilmente a las distintas etapas del juego, los niños más pequeños los utilizarán de manera más sencilla, como construcciones o con un juego libre sencillo, y los más mayores podrán crear escenarios fantásticos, combinarlos con otros juguetes o materiales y desarrollar así su creatividad, ofreciendo así a los niños de todas las edades un amplio abanico de estímulos.
  • Pueden utilizarlos como elementos de juego simbólico, por ejemplo, un palo puede ser la maza de un mortero.
  • Fomentan la sociabilización de los niños, ya que al poder jugar con ellos varios niños a la vez, tendrán que llegar a acuerdos para crear un escenario de juego, el hilo conductor de un cuento o simplemente para acordar quién pone qué pieza.
  • Cuando juegan con los bloques naturales están mejorando su visión espacial ya que, al crear tantas variantes de juego y construcciones, el espacio se va llenando de pequeñas casas, carreteras, vehículos en circulación…
  • Ayudan a fomentar la resolución de problemas y la lógica. Cuando un niño quiere construir un puente, si una pieza es más corta que otra en la base, el puente estará torcido o se caerá, de modo que será necesario que busque una pieza que permita la construcción de dicho puente.
  • Mejora la motricidad fina al manipular piezas de distintos tamaños que necesariamente obligan al niño a esforzarse para manipularlas tanto si son demasiado grandes como si son demasiado pequeñas para el tamaño de su mano y ayudan a mejorar la musculatura de las manos al tener que desarrollar fuerza para sostenerlos (la madera pesa más que el plástico).
  • Mejoran la seguridad y autoestima del niño. Al no tener formas definidas, es decir, al ser un material no estructurado, los niños nunca se equivocan a la hora de utilizarlos porque pueden utilizarlos de mil maneras posibles, obteniendo siempre un resultado positivo. Permiten siempre crear y modificar constantemente sus creaciones, siendo éstas dinámicas y adaptándose en cada momento a los niños.

Éstos en concreto son de la marca Magic Wood, nos llegaron hace algún tiempo con mucho cariño de Elena, de la tienda Babycaprichos. Elena es una mamá consciente que decidió dar el paso de crear babycaprichos para poder pasar más tiempo con su peque y acercar a otras familias en encanto de los juguetes de antes, los naturales, los creados con cariño, pero también los educativos y respetuosos. En su tienda podréis encontrar juguetes actuales, materiales de pedagogías alternativas… pero sobretodo, juguetes naturales y con mucho amor, además, es un cielo, ella os podrá orientar y aconsejar sobre cualquier duda que tengáis y, siempre siempre está disponible para los demás.

Eco bloques

Son bloques naturales irregulares, procedentes rama cortadas de restos de poda, sin corteza, creados a partir de  madera de cerezo y acabados con aceite de lino para que no resbalen al combinarse entre sí, libres de productos químicos y toxinas perjudiciales para la salud de modo que los bebés pueden disfrutar también de ellos metiéndolos y sacándolos de la bolsa o cesta de los tesoros ya que su tacto es muy suave y delicado o simplemente explorándolos. También hay eco bloques con corteza.

Donde comen las hadas

Lo primero que hicieron mis hijos cuando los vieron fue sacarlos todos de la bolsa, examinarlos y comenzar a apilarlos para más tarde derribarlos, algunos se les cayeron, pero enseguida consiguieron encontrar el punto de gravedad y estabilizarlos.

ConstruyendoEstabilidad
Puentes y pasarelasHablando en debajo del puenteEntrando al pobladocomiendoBloques y ninsLos animales y el poblado

 

Poco después, ya estaban creando ciudades

Ciudad

Ciudad

El poblado en apogeo

 

Barcos

 

Bosques

BosqueJugando al escondite en el bosque

Poblados de animales… XD

Los animales y el poblado

 

Poblado de animales

 

Dependiendo de la edad del niño, jugará con los bloques con diferentes finalidades:

  • Los bebés exploran los bloques, su textura, su olor, su peso, su color, el sonido que producen al caer o chocar entre sí… después de explorarlos, suelen meterlos y sacarlos de alguna bolsa o cesta repetidas veces, continuando así hasta apilar varios bloques.

Apilando

  • A partir de los tres años, el juego con bloques se vuelve un poco más elaborado, cuentan las piezas, las ordenan y clasifican por forma, tamaño, etc. de manera que establecen las bases matemáticas jugando, adquieren vocabulario como “encima de, debajo, a través de…” y también realizan construcciones simples de lugares conocidos, la granja, una casa, etc.

En sus casas

  • Conforme va creciendo el niño, a partir de los 5 años aproximadamente, el juego se vuelve más complejo y a ser más imaginativo, aunque debo de decir, que construir un “pueblo de hadas” como dicen mis hijos que han construido, es bastante imaginativo y todavía no tienen 4 años XD, además, han combinado varios elementos de juego, los nins, los eco bloques naturales y el arco iris.

El poblado en apogeo

Creo que los bloques naturales son un elemento de juego fundamental, me invitan a pensar en la Pedagogía Waldorf cada vez que los veo o toco uno. Al ser un juguete o elemento de juego desestructurado, permite al niño jugar libremente, sin límites y dando rienda suelta a su creatividad, creando tantas combinaciones y dándole tantos usos como se le ocurran, permitiéndose así también desarrollar todo su potencial.

A día de hoy, los niños tienen demasiados juguetes para mi gusto, la experiencia me dice que no los disfrutan, que no les dan el valor que tienen, por eso nos gustan tanto estos bloques, porque es un juguete no estructurado con el que sabemos que siempre jugarán ya que se puede combinar con otros juguetes y da pie a infinitas posibilidades de juego determinadas únicamente por la fantasía del niño, nunca se cansan de jugar con ellos. Cada vez estoy más convencida de que menos, es más, de que cuanto menos haga un juguete, más hará la mente del niño, su imaginación, más desarrollará su creatividad y más exprimirá todos sus potenciales.

¿Qué pensáis vosotros? ¿tenéis algún elemento de juego desestructurado parecido?¿No os parece maravilloso que un juguete no ponga límites a las posibilidades de juego y a la imaginación?

 

Si os ha gustado el post, dejadme un comentario si os apetece para compartir conmigo vuestras experiencias e impresiones y si podéis, compartid, siempre es de agradecer 😉

 

También podéis seguir a happymama en InstagramPinterest, Twitter y apuntaros a la newsletter de la home para no perderos nada.

 

Si os ha gustado esta entrada tal vez también os interese:

Casa de hadas DIY

Os recuerdo que está a la venta Cocinando en familia, mi libro de cocina para niños inspirado en Montessori. Si queréis tenerlo en casa y poder practicar muchas recetas con vuestros peques a la vez que fomentáis su autonomía, podéis comprarlo en este enlace.

Cocinando en familia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Hola!
soy Happymama, mamá de mellizos a tiempo completo y maestra.

Enamorada de la vida, Montessori y la cocina.

¡Bienvenidos!

Cocinando en familia

Nuestra mesa sensorial

Tutorial de la mesa de luz DIY- Lightbox tutorial

Sígueme

Sígueme en tu correo
Madresfera
Colaboro con