contacto

Nuestra mesa sensorial

Por fín nos hemos decidido, hemos tenido un rato para comprar los materiales y las ganas para hacer la mesa sensorial para los niños, porque la verdad es que no veíamos el momento mientras estábamos trabajando para hacerla, y aquí está.

Pero primero quería hablaros un poco de qué es eso de la mesa sensorial. Leonardo da Vinci dijo que “Todo conocimiento tiene su origen en las percepciones”. La mesa sensorial permite manipular a los niños distintos objetos y sustancias activamente, desde una posición corporal adecuada ya que la mesa les permite estar de pie o sentados pero estando a su altura, evitando que esos objetos o sustancias se puedan caer o ensuciarnos toda la casa.

¿Por qué hemos sentido la necesidad de hacerles a nuestros hijos una mesa sensorial? porque ahora mismo se encuentran en pleno periodo sensorial y así pueden desarrollar la psicomotricidad, desarrollar sus sentidos, experimentar… y lo que es más importante, todo esto pueden hacerlo y experimentarlo mientras juegan.

La idea es ir presentándoles diversos objetos o sustancias de manera rotativa en la mesa sensorial, harina, arena agua, gelatina, arroz, legumbres, hielo… lo que se nos ocurra para estimular sus sentidos y que puedan manipular de manera segura, además los niños desarrollarán así sus destrezas motoras.

 

Os dejo el tutorial de cómo hacerla, es muy sencillito y la están disfrutando… pensábamos que no le iban a hacer mucho caso pero todos los días la utilizan muchísimo.

Materiales:

– Una mesa Lack de Ikea de centro

– Dos cajas Trofast de Ikea blancas con tapas

– Una caja Trofast de Ikea verde (o del color que os guste) con tapa

– Cuatro escuadras pequeñas

– Una caladora

– Una taladradora

– Una hora de tiempo

Compramos la mesa LACK de Ikea, la mesa de centro, en color negro-marrón, porque como quería dos cajas blancas por si hacíamos mezclas de color que se viesen bien, pensamos que ya era demasiado blanco.

Lo primero que hicimos fue montarla mesa sin la tabla que sirve como revistero, esa la guardamos para la segunda remasterización de la mesa que ya os contaré cuando la tengamos hecha.

Montando mesa Lack

Montando mesa Lack

Mesa Lack

Mesa Lack

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una vez tuvimos montada la mesa sin la tabla para poner revistas, colocamos las cajas en el lugar donde queríamos ponerlas,  medimos la distancia entre ellas y hasta el borde de la mesa y marcamos su perfil con un lápiz.

Medimos las distancias de las cubetasMedimos las distanciasDibujamos el perfil de las cajasMedimos la distancia hasta el bordeDibujo del perfil

A continuación, preparamos la caladora y la taladradora e hicimos un agujero con la taladradora en una de las siluetas de las cajas para poder meter la hoja de la caladora en la mesa.

Taladradora y caladoraPerforamos la mesaIntroducimos la caladora

 

Con la caladora, repasamos el perfil de la caja para hacer el agujero donde la colocaremos.

Con la caladora creamos el agujero para la cajaAgujero de la caja grande

Después, recortamos con un cutter las pestañas que llevan por abajo las cajas para poder introducirlas en el agujero de la mesa, ya que es más fácil recortar los salientes de las pestañas que recortar con la caladora ese perfil en la mesa.

Pestaña de la cajaRecortamos la pestaña con un cutterCaja sin pestañaCaja pequeña

Repetimos el proceso con las otras dos cajas para realizar los agujeros donde irán colocadas.

Con la caladora hacemos el agujero de las otras cajasAgujero segunda cajaAgujero tercera caja

Cuando yo creía que ya teníamos la mesa acabada, mi marido dijo que era necesario ponerle unas escuadras pequeñas donde se junta la pata con el tablero de la mesa para la estabilidad de la mesa, ya que al no ponerle el tablero revistero, habría perdido la estabilidad, así que así lo hicimos.

Mesa boca abajoEscuadras para la estabilidad

Y finalmente obtuvimos nuestra mesa sensorial POR FÍN.

Nuestra mesa sensorialMesa sensorial con tapas

 

Nosotros elegimos dos cajas Trofast pequeñas blancas y una grande de otro color, porque nos gustó la idea de que pudiesen tener una grande donde poder jugar los dos y otras dos más pequeñas para cada uno, pero también podéis poner dos grandes, tres pequeñas o lo que creáis más conveniente para vuestros peques.

¿Por qué elegimos esos colores? porque el verde lo eligieron ellos y daba alegría a la mesa negra, y los blancos por el tema de mezclas de colores que os he comentado antes.

También hay mesas sensoriales que venden ya hechas si no os gusta el bricolaje o si no tenéis tiempo para hacerlas.

Espero que os haya servido de ayuda, cualquier duda que tengáis podéis preguntármela (aunque el manitas es mi marido) y por favor contadme vuestras experiencias con vuestras mesas sensoriales porque seguro que son súper interesantes y podemos aprender todos con vuestros comentarios.

 

6 respuestas a “Nuestra mesa sensorial”

  1. Cuando la hemos visto, nos ha parecido una idea genial, hay que darse un poquito tiempo para hacerlo pero el resultado lo vale ^.^ Besitos de nuestro equipo.

    • Patri dice:

      Muchas gracias, la verdad es que lo que más nos llevó en comparación fue elegir el tipo de mesa porque nos parecían todas muy bajitas, y al ser dos niños, se quedaban bastante cortas de espacio, así que al final nos decidimos por esta y fue todo un acierto. Animaros porque no cuesta mucho hacerla, en una horita la tenéis. Gracias por comentar. Besos

  2. Raquel dice:

    Hola,
    Estoy pensando en hacerla pero no sé si la calidad de la mesa dará mucho resultado. Como ya la tienes tiempo, ¿qué tal con el uso? ¿has usado mucha agua? ¿se ha deteriorado? Es que me gusta ésta más que la que vende Ikea ya hecha de la línea flisat. Gracias

    • Patri dice:

      Hola Raquel

      Depende de cómo la uses, por la cantidad de agua mientras juegan en ella no se deteriora (aunque el interior es cartón) y eso que han utilizado agua, gelatina, masas sensoriales y de todo lo que puedas imaginar, pero si te la dejas como nosotros a la intemperie y diluvia una noche, se deteriora mucho, sobretodo la esquinas que se abomban.
      Nosotros, después de 2 años de utilizarla toooooooodossssssss los dias, compraremos cuando podamos la Flisat, que le teníamos echado el ojo desde que salió, pero porque la nuestra ya está hecha polvo la pobre después de lo de la tormenta, pero, también es verdad que si no hubiese sucedido lo de la tormenta, seguiríamos con la nuestra.
      En resumen, la flisat te durará más porque es madera, pero supongo que sería bueno darle un tratamiento para madera de exterior por lo de la lluvia y la humedad sobretodo , pero también es cierto, que si la guardas por la noche dentro de casa o la utilizas dentro de casa, te puede durar mucho tiempo la nuestra. Espero haberte ayudado 🙂

  3. Montserrat batlle dice:

    Desearia comprar el libro cocinando en fMilia. Donde lo venden

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Hola!
soy Happymama, mamá de mellizos a tiempo completo y maestra.

Enamorada de la vida, Montessori y la cocina.

¡Bienvenidos!

Cocinando en familia

Nuestra mesa sensorial

Tutorial de la mesa de luz DIY- Lightbox tutorial

Sígueme

Sígueme en tu correo
Madresfera
Colaboro con